LA CULPA NO ERA DE DOÑA TELE

EL ESTAFADOR DE TINDER

Lo que pudo ser una película terminó siendo un documental telenovelesco cuando nos referimos al ahora mini famoso israelita conocido como Simón Leviev y nacido como Simón Hayut quien sin ser un estafador como tal (salió libre) más bien se convirtió en un drama digno de “la rosa de Guadalupe” y que sirvió para desenmascarar al embaucador que con sus dotes de galanura enamoraba a las chicas con las cuales hacia match en la famosa app de citas TINDER en EUROPA, su método era simple pero efectivo para sus fines de vividor, deslumbraba a la fémina en turno en alguna cita llena de lujos, en algún paraíso terrenal usando como fondo el dinero de la anterior damisela engañada o sus tarjetas de crédito en su defecto, damas que traía enganchadas con el cuento de que lo estaban persiguiendo sus enemigos y con alguna promesa de pago que nunca llegaba, mis amigas pueden estar tranquilas si les aparece en TINDER su perfil ya que la mayoría está en buró de crédito, ok, lo cacharon y tan tan.

Simón Hayut

Dos horas del documental resumidos en 10 renglones, ¿pero porque se hizo viral? El drama vende, las victimas (en el documental mencionan 3, pero dicen haber sido varias) con este documental seguro recuperaron una parte de lo que les estafó Simón Leviev quien se pitorrea del documental, total ya agarró otra novia con billete.

INVENTANDO A ANNA; otra telenovela medianita de NETFLIX, ok, el monstruo del streaming tiene que producir su propia basura también para abarcar todos los mercados, hace telenovelas pero les llama series, eso se entiende, ANNA se hizo viral también, una chica extranjera que llega a NY para colarse entre la socialité, ¿les ha pasado que salen en grupo a algún antro donde alguien que apenas conocen pide y pide cosas caras y al último los dejan embarcados con la cuenta?, algo así era la técnica de ANNA, trasladando la situación a una salidita al mejor hotel de MARRUECOS, sin hacer uso de una gran belleza, logra engañar a algunos bróker para gestionarle un crédito de 40 millones USD y poner un SOCIAL CLUB, trámite que se le cae en el último paso cuando van a investigar la veracidad de las propiedades y activos que presume tener su familia en Alemania, drama casi casi forzado de la narrativa de la reportera embarazada que investigaba a ANNA para sacar su historia en los tabloides, ¡8 capítulos de lo mismo!, igual ya salió libre

 

SIMON Y ANNA son historias de personas enaltecidas burdamente que no valdría la pena contar, pero venden, sin grandes actuaciones que valga la pena recordar, el punto es que antes le echábamos la culpa a doña tele de tenernos hipnotizados con sus productos televisivos, “es que no había más, era limitado el acceso a producciones de calidad”, el que productos como EL ESTAFADOR DE TINDER e INVENTANDO A ANNA tengan tanta audiencia solo habla de que el problema no era de doña tele, pues en la actualidad tenemos tantos y variados medios de acceso a contenidos y sin embargo seguimos consumiendo la misma basura, ¿si no como se explican que BETTY LA FEA o CAFÉ CON AROMA DE MUJER estén siempre en el TOP TEN de NETFLIX?, entiendo que cuando se trata de gustos el enfoque es muy subjetivo pero según las tendencias de NETFLIX los mexicanos tenemos gustos muy malos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.